Nuestra Historia se remonta a la época de nuestra niñez, a inicios de los 70´s... cuando en un pequeño puestecito de frutas, pégadito a un Molino de Nixtamal en nuestro Pueblo Mágico de Jala Nayarit... una Señora que se llamaba Doña Cristina, y que ahí despachaba sus ricas tajaditas de jícamas tiernitas, pepinos, guayabas cociditas y una grán variedad de frutas y antojitos; que era la delicia de todos nosotros, pero lo que más nos llamaba la atención era ese Chilito rico y picosito que les ponía a las frutas...

    Aquella señora, era tan amable y cariñosa.. y que muchas veces le pedimos chilito y que nos lo daba en pequeños envoltorios de papel para nuestros ¨picos de gallo¨. Era tanta nuestra curiosidad sobre aquel Chilito tan sabroso; que nos atrevimos a preguntarle cual era la formula y preparación  que tenía para hacerlo, y ella tan amable y sonriente como era; accedió de inmediato, para pronto nos empezó a platicar; nos tenía tal confianza y cariño que no dudo en contarnos.

Es por eso que hemos decidido continuar con ese Legado.